martes, 12 de octubre de 2010

Ensayo sobre el libro “Psicología de las masas”

INTRODUCCION:

El ser humano a medida que va creciendo, madurando y desarrollándose va adquiriendo ciertos parámetros de comportamiento. Desde niño se reciben normas, costumbres y valores morales, introyectados por los padres y un cierto estatus de lo que es ser responsable, consciente, educado, es decir, ser “gente bien; pero ¿Qué sucede, cuando ese mismo individuo se integra a la multitud, a una masa psicológica?

Pareciera que el inconsciente individual aflora en cada poro del cuerpo, la represión desaparece y el hombre al sentirse parte de algo, realiza actos que jamás hubiera cometido aisladamente.

El impacto de lo colectivo sobre lo individual es sin duda muy profundo, a tal grado que la heterogeneidad  (objetos que no tienen relación o similitud entre sí) se llegan a olvidar  las diferencias sociales, religiosas, de costumbres, tradiciones e incluso de educación. Para entender mejor lo anterior, trataremos de interpretar el pensamiento de Gustavo Le Bon con la ayuda de Sigmund Freud.

Para le Bon en la multitud se borra la personalidad, uno se siente invencible, desaparece la voluntad y la conciencia social (conocida como angustia social). La masa, es parecido a un rebaño de animales, en donde el ser impulsivos, versátiles, irritables, regidos por el inconsciente y volubles es algo cotidiano y normal. La palabra imposible no existe, esta inclinada al exceso, es intorelante y guarda un horror inconsciente hacia las novedades o cambios que puedan modificar su existencia.    

DESARROLLO:

En alguno de los puntos tratados en mi introducción concuerdo con Le Bon y quisiera poner un ejemplo muy claro de esto que además encierra dichas características: En nuestra realidad se puede observar lo anterior cuando gana nuestra querida “SELECCIÓN MEXICANA”, todos nos unimos sin importar las diferencias que como individuos aislados notamos e incluso resaltamos. Una pasión desenfrenada nos invade, no importa el “Yo” sino el “Nosotros”, incluso aquellos que no son seguidores del fútbol, se contagian por la fiebre que transmite el ambiente del fútbol y de cada torneo donde nos representa el equipo mexicano de fútbol.

Cuando “anotamos” gol y hay que notar que uso la primera persona del plural, nos sentimos invencibles, omnipotentes y actuamos como jamás lo hubiéramos hecho de manera aislada; toda inhibición desaparece, buscamos satisfacción y realmente se puede apreciar como esa moralidad puesta por nuestros padres y esa inteligencia que nos distingue se debilita o en muchísimos casos desaparecen y solo predomina una idea…. El triunfar.

También se puede apreciar que la multitud es influenciable, crédula y carente de sentido critico, de ahí que el jefe dirige a la masa. Un ejemplo claro de esto son las huelgas o alguna secta religiosa de dudosa procedencia.

Es importante mencionar y reconocer que la moralidad de las multitudes puede ser muy elevada llegando al desinterés y espíritu de sacrificio, realizando los actos mas nobles y generosos. Un ejemplo muy claro de esto es lo acontecido recientemente en Tabasco y Chiapas, en donde miles de personas han donado alguna cosa o dinero y muchos individuos han llegando a estos lugares con el simple propósito de ayudar al prójimo.

Todo esto mencionado es referente a las masas pasajeras, en donde los individuos están reunidos por un enlace a un mismo objeto o idea y aunque son muy diferentes entre si, se experimenta un sentimiento ante esta situación y de alguna manera se pierde la individualidad. Ante un estimulo muy intenso, podemos llegar a comportarnos como animales y solo nos domina la pasión, el contagio y la obsesión.

Mac Dougall introduce el termino organización, para si describir un nuevo tipo de masa con una estructura y un orden establecido. Esto lo podemos explicar muy simple con un ejemplo muy cotidiano en la vida diaria “Los partidos políticos”.

En cada uno de ellos, sea cual sea, existe una continuidad en cuanto a sus miembros. Los hombres que la componen, están concientes del objetivo de la masa (en los países primer mundistas se le conoce como democracia)

Ahora creo que es importante señalar una nueva interrogante que surge en el libro de “psicología de las masas” ¿Qué nos impulsa a homogenizarnos y fundirnos en una masa? La sugestión (forma de comunicación en respuesta a un estímulo, Posibilidad de influir en el comportamiento de una persona) juega un papel importante, pues nos obliga de alguna manera aun desconocida a obedecer alguna tendencia de experimentar los afectos que observamos en los otros, pero mas allá de la sugestión, existen lazos afectivos que nos unen. Esto se puede entender mejor a partir de la libido (energía de los instintos relacionados al amor).

Existen masas artificiales como son el ejército y la iglesia, en ambas, existe un jefe visible o invisible (Dios-General) que ama a todos por igual y una vez dentro de ellas el incumplimiento implica castigo o penitencia. Se hayan ligadas por lazos libidinosos por un amor a Cristo-General y por otro amor a los semejantes. En estas masas, se atenúan los caracteres regresivos propios de la masa ordinaria; esto es a mi modo de ver, como causado por el temor que representan los lideres al resto de la masa.

El pánico surge, cuando los lazos libidinosos desaparecen o el peligro que se presenta es de grandes dimensiones, lo que trae como consecuencia un miedo colectivo que crece a través del contagio, ejemplo claro de esto lo vivimos hoy en día ante la crisis del país.

La identificación es pieza importante y clave en este enlace que une a personas muy diferentes y se observa desde muy temprana edad en el complejo de Edipo. Aspira a formar el propio “yo” tomando en cuenta y como modelo a otro, (en el caso del niño su ideal es el padre o viceversa según el sexo) y identificarlo a la masa, se da una reunión de individuos que han remplazado su “ideal del yo” por un mismo objeto y se establece en ellos una total identificación.

Para asegurar una mejor comprensión es necesario hablar un poco acerca de lo que es el enamoramiento.
¿Cuántas veces no hemos experimentado la sensación de sentirnos enamorados?, pero realmente…. ¿Que es el amor? ¿Será solo una satisfacción sexual? ¿Será solo el miedo a estar solos y ser un ser individual para toda la vida? ¿Será algo más profundo y abstracto que en esencia, es lo que une a dos o más personas, familias, culturas e incluso naciones?

En el libro de “psicología de las masas” se habla del amor sensual, el cual solo busca una satisfacción directa a los instintos y al cumplirla desaparece. Tal seria el caso de una aventura durante la adolescencia o incluso en la edad adulta. Estas tendencias sexuales directas son desfavorables para la masa, pues conserva una individualidad.

Se dice que en la situación libidinosa, surge ante la incertidumbre de que la necesidad recién satisfecha pueda volver a aparecer y por eso mismo, mantenemos a ese objeto sexual cerca de nosotros y así satisfacer de nueva cuenta esa necesidad.

Se habla también de la “superestimación sexual” que no es mas que la idealización del objeto, llegándose a perder la propia iniciativa y el “yo”, que se rige por el principio de la realidad y puede captar una percepción de algo real.

Me gustaría pensar de una forma romántica a lo mejor que lo dicho anteriormente no es verdad pues el amor seria simplemente un narcisismo que únicamente busca ser satisfecho con el objeto elegido y que la única razón por la cual nos juntaríamos con otra persona seria por el simple hecho de aumentar nuestro ego y que el hecho de escuchar, acariciar, besar, oír, compartir solo seria sujeto de nuestro egoísmo del propio “yo”  siendo el amor un disfraz muy elaborado del narcisismo y que todo ser humano solo seriamos objetos utilizados para el interés y satisfacción de otro ser humano.

Creo que es importante señalar que el hombre a pertenecer a una masa, se dice que su iniciativa personal y nivel intelectual se debilita y para manifestarse necesita de individuos con enlaces afectivos e intelectuales semejantes y a su vez ser guiado por un caudillo.

Esto representa un gran peligro pues si el líder se ha convertido en el “ideal del yo” esta dispuesto a aniquilar una idea o un sistema y en muchos casos una persona y así la masa representaría un peligro para la propia humanidad.

W. Trotter nos habla de un instinto gregario, que es lo que nos hace integrarnos a la colectividad y de ella emanan las fuerzas de represión que residen en el “yo” y es así que la sugestionalidad es resultado directo de dicho instinto.

CONCLUSIONES:

El “ideal del yo” puede ser sustituido por un objeto (persona) o idea. Esto se debe a las necesidades no satisfechas del “yo”, por ejemplo en un partido de fútbol, las tendencias libidinosas descansan sobre el ideal de ser una potencia, ya que México, durante muchos años se ha sentido relegado ante tanta crisis y queremos ser reconocidos y gozar el triunfo aunque sea solo en el aspecto futbolístico.

Si tomáramos conciencia del impacto de lo colectivo sobre lo individual, se puede comenzar a sentar bases para mejorar en cualquier aspecto positivo de una masa y si esa masa fuera dirigida por un jefe que realmente le importe el bienestar común haríamos de el, nuestro “ideal del yo”

Para terminar este trabajo solo me basta con decir que un buen líder y una buena masa debe de tener su propia alma y así desechar por completo el narcisismo generado por instinto del hombre de ver solo por uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada